• Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Vimeo
  • RSS

Our blog

Burgos fue escenario de una nueva edición de las jornadas de Edigrup sobre los retos de la economía. Apuesta por el sector de automóvil en Castilla y León.

Los fabricantes de vehículos en España tienen una cifra en el horizonte: volver a alcanzar los tres millones de unidades al año que se ponían en el mercado antes de la crisis. Este es uno de los grandes objetivos que está incluido en un plan de 100 medidas, redactadas por la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones (ANFAC) que pretenden «resucitar» al sector.

Ésta fue una de las ideas que trasladó al auditorio Antonio Alastuey, director ejecutivo de Renault España, en la jornada ‘Castilla y León, eje de la industria automovilística en España’, organizada por Edigrup en el Hotel Rice Palacio de los Blasones, de la capital burgalesa.

Tres representantes de industrias de la automoción en Castilla y León y un directivo de movilidad verde de Iberdrola explicaron a los asistentes cómo está el sector y cuáles son las claves de futuro para lograr la recuperación definitiva. Junto al responsable de Renault antes mencionado, se sentaron en la mesa María Helena Antolín, directora de marketing y relaciones institucionales del Grupo Antolín, Carlos Bergera, director de movilidad verde de Iberdrola y Miguel Ángel Benavente, director general de Casple S.A. y presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE).

Optimista fue María Helena Antolín. Puso el énfasis en el hecho de que las empresas constructoras de automóviles han apostado por Castilla y León, todas con nuevos proyectos para la próxima década. «Fabricantes como Renault y Ford han vuelto a apostar por España. Sus matrices no son españolas y hay que demostrar que somos capaces de hacer mejor el trabajo que en otros países», aseguraba esta empresaria burgalesa en la jornada.

La internacionalización ha sido un factor clave para que las empresas de automoción estén resistiendo la crisis de España y de Europa. En esta idea coincidieron los representantes de Antolín, Renault y Casple.

Internacionalización

Alastuey, de Renault, aseguró que las cifras de exportación alcanzan ya un 90% del total de la producción que se fabrica en España. Sin embargo, recordó la apuesta por seguir produciendo en las plantas del país y, más concretamente, de Castilla y León. En esta idea abundo el responsable de la fábrica Casple, que se dedica a los componentes. Miguel Ángel Benavente aseguró que entregan piezas de vehículos industriales para todos el mundo y todavía no han logrado vender a las plantas de Valladolid y Ávila, en referencia a empresas como Renault y Nissam.

El directivo de Iberdrola habló de futuro, del coche eléctrico y sus posibilidades de expansión. Carlos Bergera, responsable de Movilidad Verde de Iberdrola, aseguró que las empresas eléctricas están preparadas para abastecer en cuestiones de recarga los vehículos de estas características.

El consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, clausuró la jornada organizada por Edigrup con un mensaje en el que, aún reconociendo las dificultades del momento económico actual, trasladó también el optimismo en un análisis sobre la salud y la fortaleza de la automoción en la Comunidad.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León alabó el trabajo realizado en los últimos años, en donde hubo momentos en los que «sufrimos mucho», ya que se llegó a pensar en que alguna de las grandes factorías podían cerrar. Y por encima de las dificultades, destacó que todo ese esfuerzo se haya traducido en cuatro planes industriales, una para cada una de estas fábricas, que garantizan su futuro hasta el año 2020. El dirigente popular se refirió a las plantas de Renault en Valladolid y Palencia, de Nissan en Ávila y de Iveco, esta última también en la capital pucelana.

Todos unidos

En esa tarea, Villanueva destacó el papel de las administraciones, de los directivos de estas grandes empresas (haciéndose valer en las decisiones que se toman lejos de España) y de los agentes sociales para, entre todos, haber conseguido garantizar un programa de actividad para una década.

El consejero tampoco obvió referirse a la situación de recesión económica y reconoció su preocupación por las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que hablan de que esta situación se prolongará también a 2014. Una incertidumbre que extendió a Europa y sobre la que, en cualquier caso, defendió las políticas de ajuste para «corregir desequilibrios, a pesar de la contestación social». En este sentido, las calificó como «necesarias e imprescindibles».

Balance

Con todo esto, Villanueva quiso ver en los datos del balance comercial por cuenta corriente, que tras cerrar 2012 en equilibrio podrían ser incluso positivos en 2013, el indicador más fiable de que se aproximan momentos mejores.

Fue tras este mensaje, en el que combinó la preocupación con el optimismo, cuando el vicepresidente retomó la idea del peso que tiene la automoción para la región. Todo ello, para evidenciar que en Castilla y León representa el 11% del total del negocio del sector en España. Una cifra que, además, está muy por encima del 6,5% que representa la industria en su conjunto y más destacable aún que el 5,2% que representa la economía de la Comunidad Autónoma en el Producto Interior Bruto (PIB) del país, destacó.

Login

Please login using your credentials recived by email when you register.

I forgot my password | Resend activation e-mail

×